jueves, 30 de octubre de 2008

¡¡¡¡EL "METEORISMO" VA A LLEGAAARRRRRRR!!!!!


¡Qué grandes son las películas de Meteoritos! ¡Oh, Dios mío! ¡Un meterorito se dirige a la Tierra y su impacto será inminente! ¡Socorrooo! Y ahí ves a los americanos huyendo a México lindo en sus flamantes rancheras de Texas cuando, de repente, aparecen como por arte de magia, los 4 fantásticos (chaaaaaan) en Deep Impact (chanananiaaaan) haciendo de las suyas, vamos, salvar el mundo que es lo suyo, y también devolver a Frodo a la Comarca, que la verdad no sé qué hacía ahí. Sí, lo sé, qué manera tengo de arruinar los finales de las pelis, o bueno de un posible final, que a mi gusto hubiese estado mejor que tanto politiqueo, que si los rusos esto, que si los yankis somos lo más...en fin.

Pero toda esta ida de pelota no viene más que de la idea, de verdad, de un posible impacto sobre la Tierra. ¿Realmente las armas nucleares que posee la Humanidad serían capaces de desviar la trayectoria del meteorito? No lo sé, la verdad, pero ¿no sería mejor que hubiera muchas personas con el poder de la mujer invisible de los 4 fantásticos, creando campos de fuerzas en toda la superficie terrestre y así desviar el impacto? Una idea loca, loca, pero ¿posible? Veámoslo.

CREA TU PROPIO CAMPO DE FUERZA Y OLVÍDATE DEL MANDO A DISTANCIA.

Antes de comenzar a esplayarme en esta "imposible" realidad, me gustaría haceros una breve introducción de lo qué es un campo de fuerzas y un poquito de mecánica cuántica (no os asustéis):

Bien, veamos, un campo de fuerzas es cualquier magnitud física que presenta cierta variación sobre una región en el espacio. En este caso estamos hablando de campos electromagnéticos, que afectan a partículas con carga eléctrica. En este tipo de campos interactúan de forma conjunta los campos eléctrico y magnético, de tal manera que si se crea un campo eléctrico, pongamos en un circuito cerrado, alrededor del cable se dispondrá un campo magnético como consecuencia de un movimiento de electrones. La relación entre el campo magnético y una corriente eléctrica está dada por la ley de Amperè-Maxwell.

Ahora pensemos en mis queridos amigos: los átomos y moléculas, puesto que las cargas eléctricas provienen en gran parte de ahí.
Cada átomo posee un nivel de energía fundamental, es decir, un estado estable y dinámico, en el cual, su energía es igual (aproximadamente) a la suma de las energías, en orden creciente, traslacional, rotacional, vibracional y electrónica (si queréis más información, acudid a la mecánica cuántica que lo explica divinamente).
Pues bien, sabiendo ésto, para que se produzca la reacción que dará un nuevo compuesto, los átomos han de llevar una energía mínima determinada y una orientación espacial adecuada para la colisión (es curioso, colisionando dos átomos se forma una molécula pero, ¿colisionando el meteorito en la Tierra, formará "otra Tierra"?).
Esa energía mínima la pueden adquirir, o bien aumentando la temperatura (a veces disminuyendo), propulsionándolas o irradiándoles radiación electromagnética.
Cuando una muestra de moléculas se expone a la radiación electromagnética, el campo eléctrico de la radiación ejerce una fuerza variable con el tiempo sobre las cargas eléctricas de los electrones y núcleo de cada molécula (para tratar esta interacción se usa la ecuación de Schrödinger dependiente del tiempo). El tratamiento mecano-cuántico muestra que una molécula en el estado estacionario absorbe un fotón (partícula elemental portadora de todas las formas de radiación electromagnética) de frecuencia determinada, necesaria para pasar a un estado de energía superior, cumpliéndose:

Eestado excitado – Eestado fundamental = hv

Esta ecuación también sirve cuando una molécula en ausencia de radiación puede experimentar espontáneamente una transición a un estado estacionario inferior, emitiendo un fotón.

En resumen, que si nosotros incidimos radiación electromagnética sobre una molécula, ésta se excitará, aumentando así de energía y facilitando de esta manera la posible reacción.

Bueno, ahora que todos sabemos un poco más (¡qué bonito es esto de aprender!), os preguntaréis: ¿Y para qué tanto rollo friki? Pues muy sencillo, amigos míos, para entender más o menos de lo que os quiero aquí comentar:

Si cada ser vivo está continuamente expuesto a radiación electromagnética, es capaz de crear campos eléctricos para vivir, ya que las reacciones se basan en el movimiento de electrones para formar nuevos enlaces, y por tanto, a su vez, de crear campos magnéticos, aunque muy débiles.

Volviendo a la mujer invisible, si recordamos, ella adquirió sus poderes como consecuencia de una exposición de rayos cósmicos, radiación cargada con una elevadísima energía debida a su enorme frecuencia. Quizás al aumentar tanto su energía molecular, sus células crearan campos magnéticos gigantes, y en conjunto, los campos de fuerzas que es capaz de crear (como es ciencia ficción mi base quizás no tenga mucho peso, pero por especular...)

Como nuestra atmósfera impide que lleguen, ya que chocan con los gases, el experimento no tendría lugar (y supongo que si se consiguiese, a ver quién es el guapo que se pone de conejillo de indias), nunca podríamos disfrutar de estos magníficos poderes extra-sensoriales, ¡qué pena!

Bueno, pero no me rendiré. Imaginemos que nos incide toda esa radiación capaz de producir una serie de reacciones nucleares que originan nuevas partículas repitiendo el proceso en cascada y, que además, ésto no afectara al metabolismo y pudiéramos controlarlo con la mente, vamos, a voluntad. ¡Estaríamos hablando de la mejor defensa ecológica de la historia! Ni desastres naturales, ni elementos radiactivos, nada.

Pero que pasa, amigos míos, que la humanidad es un desastre. Literalmente, la mayoría de las personas tiene el sentido común y la honradez en el mismísimo...trasero, asique esta posible utopía no sea más que eso, y habrá que conformarse con nuevas formas de supervivencia, pero sólo hasta evolucionemos mentalmente hablando (omani pan mejun, omani pan mejun,...).




Ah por cierto, me gustaría que, si alguien se digna a leer este precioso blog, que me escriba algo, ¡POR FAAAA!, aunque sea horroroso (o muy bonito), porque me gustaría saber vuestras opiniones y si alguien me lee o no (bueno y ahora me voy a llorar al rincón, buaaaaaaaaaa).

1 comentario:

Sergio L. Palacios dijo...

¡Dios Santo! Menuda paranoia...